Un compromiso con la Ciencia


Cuantos proyectos han emprendido los científicos, trayéndonos avances que van a impactar en la calidad de vida de la raza humana, pero esto no sucede solo, el dinero que se necesita para ejecutar tales proyectos y desarrollar las investigaciones hasta su punto más álgido, requieren de inversionistas que crean en tal propuesta por muchos años, sin la garantía de que realmente de el producto deseado.

Sin embargo, hay un compromiso con la ciencia, que los gobiernos y las instituciones deben afrontar.

En esta ocasión España lidera un proyecto para reducir el sufrimiento humano, como ellos lo manifiestas, emprendiendo proyectos de investigación sobre enfermedades raras, cáncer y energías renovables, por medio de instituciones internacionales que crean en ellos para seguir en mantenimiento de dichos proyectos.

Si bien es cierto que la ciencia no da resultados inmediatos y es mucho de fe en los resultados, los cuales llevan años en desarrollarse esta es la única manera de obtener los beneficios, haciendo, evaluando, probando y comprobando hasta obtener los resultados deseados es como se hace la ciencia.

Al menos esto sucede con la ciencia, pero en la sociedad los cambios pueden verse alterados por diversas situaciones que siempre se escapan de las manos, la delincuencia y la criminalidad es algo que mi humilde opinión, aun no se logra controlar por la diversidad de aspectos que se deben evaluar, además que nadie parece estar debidamente interesado en solventarlo.

A veces parece que la falta de valores de la sociedad a nivel mundial, se tiene la creencia o la convicción de dejarlas en manos divinas como si ese fuese el único camino.

Las carencias espirituales, la falta de moral y la ausencia buenas costumbres han dado origen a profesiones u oficios como la de los cerrajeros, policías, carceleros, investigadores forenses, entre otros en donde se pretende controlar a los largo de toda la historia, cuestiones que solo son tratadas dentro de un núcleo familiar.

Incesante es el trabajo de un cerrajero que por varias ocasiones tienen que colocar cerraduras que son violentadas por intrusos, como paño de agua caliente, que no soluciona un problema sino que lo pospone.

Con la ciencia si se tiene la certeza que habrá un resultado, esperado o no, en estos tiempos no es tan incierta.

La esperanza del mundo está en la ciencia, cuando se promueven investigaciones sobre la lucha contra el cáncer, seguridad alimentaria, la creación de nuevos materiales y el aprovechamiento de la energía renovable. Que es precisamente es lo que aqueja a la humanidad en estos tiempos, es allí justamente donde se deben colocar las cabezas a pensar y el dinero hay que destinarlo precisamente a su resolución.

Ya se han creado lo suficiente, como para contar un gran número de muertes como consecuencias de esos aciertos científicos, o más bien desaciertos, que se han salido de las manos, es hora de revertir tales efectos con la misma herramienta de investigación y tecnología para garantizar la prolongación de los seres vivos sobre el planeta, mas sobre la conservación del mismo planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *